No sé si eso lo da la tierra, la genética, o simplemente las circunstancias vitales de cada uno, pero a mí siempre me ha reventado la gente que hace una tragedia de su vida. Ojo, no digo que no haya personas que hayan experimentado verdaderas desgracias, o de gente muy cercanas a ellos, y realmente sepan lo que es tener una mala vivencia de verdad; o que atraviesen por circunstancias verdaderamente trágicas, como enfermedades graves o incluso incurables, o pérdidas de familiares que realmente han afectado toda su vida de manera grave.

Mis condolencias y ánimos a todas ellas, pero no, no son a ellas precisamente a quienes me refiero. Seguro que ya sabéis de quién os hablo, porque seguro que conocéis a muchos así a vuestro alrededor, no hay manera de librarse de ellos: esas personas que no le encuentran sabor a nada, que por todo lo que les pasa se quejan, y que nunca en un lado positivo a nada de lo que les ocurre. Dios mío, qué cansinos… Unas agonías de gente que draman y draman todo el día, y al final, si te quedas pensando, casi podrías envidiarles su vida, fíjate tú…

No soporto nada de eso, soy una persona optimista por naturaleza, y me encanta disfrutar de lo que me ofrece el día a día, y, si puedo, reírme a carcajadas con lo bueno y también con lo no tan bueno. La risa es el alimento del alma, lo tengo claro, y me gusta buscarla en todo lo que hago; de hecho, soy un friki entre mis colegas porque me gusta buscar en la red videos de humor porno. ¿Nunca lo has probado? Ahhh, entonces no sabes lo que te estás perdiendo. Y eso que se podría decir que es hasta terapeútico, porque cuando muchos quieren buscar pornografía en la red con ánimo culpable, como si fuera una especie de pecado, el que el asunto tenga humor lo hace más ligero, como más permisible para nuestras almas. Aunque bueno, no es mi caso, me gusta el porno online, el humor online, y me encanta la mezcla de los dos.

Y es que es muy importante eso de la risa, parece tener grandes efectos terapeúticos, activando numerosos órganos y músculos de nuestro cuerpo, beneficiando nuestra piel e incluso haciéndonos sentir mejor ante los síntomas de algunas enfermedades. Pero lo mejor es su efecto a nivel psicológico, y no sólo para el que ríe, sino también para el que lo ve. Además, ¿sabías que el reírse en común con alguien en una de las formas más íntimas de comunicación? A la par, según parece, del sexo. No, no es coña, reírse a dúo crea una conexión profunda entre dos personas, así que el sexo y el humor están igualados en lo que respecta a las relaciones humanas. Y bueno, aunque la sexualidad no es un tema para tomarlo a risa, sí que hay que prestarle también su dosis de humor, porque de seguro se disfruta mucho más. Y es que una pareja que es capaz de reírse en la cama, es feliz fuera de ella, te lo puedo garantizar.

Algún que otro tiquismiquis dirá que es difícil ver la vida con humor si llevas mucho tiempo en sequía sexual, y bueno, no le falta algo de razón; porque el sexo es algo que da alegría a nuestra vida, uno de esos placeres que se disfrutan a solas, en pareja o incluso en grupo, todo depende, jeje. Pero no pierdas la esperanza ni la alegría, pues si te conviertes en un muermo amargado, créeme, esa sequía se hará eterna.

Leave a Comment on Tómalo todo con clave de humor

En la vida hay que tener humor, saber reírse de las circunstancias que nos rodean, de los demás y, lo más importante, de nosotros mismos. Así que chistes, cuentos, historias, libros, televisión y cine han hecho muy bien en hacer del género cómico y del humor su razón de ser.

Centrémonos en este último medio, el del cine, y demos un repaso a algunas de las películas de humor que han hecho historia. Por ahora señalaremos las extranjeras, pronto les tocará a las de fabricación nacional en un próximo post. ¿Has tenido el placer de ver alguna de estas?:

  • Un pez llamado Wanda (1988): Esta película extremadamente subestimada es literalmente una obra maestra del genio cómico. El humor británico en su mejor momento, de hecho.
  • El gran Lebowsky (1998): Lebowski, confundido con un millonario con el mismo apellido, busca la restitución de arruinada alfombra y recluta a sus amigos de bolos para que la ayuden a conseguirla.
  • El jovencito Frankestein (1974): Esta es una de esas extrañas películas que son tan extravagantes y se burlan de sí mismas tanto, que succionan al espectador hasta su mundo retorcido y no lo sueltan hasta que terminan los créditos finales.
  • El gran dictador (1940):  El dictador Adenoid Hynkel intenta expandir su imperio, mientras que un pobre barbero judío intenta evitar la persecución del régimen de Hynkel. Esta es posiblemente la mejor película del rey de la comedia Charlie Chaplin, convertido en un Adolf Hitler y creando una obra maestra del cine cómico.
  • Monty Python y el Santo Grial (1975): En esta divertida comedia, el Rey Arturo y sus caballeros se embarcan en una búsqueda de bajo presupuesto para el Grial, encontrando muchos obstáculos tontos. 
  • La vida de Brian (1979): Brian nace en la Navidad original, en el establo de al lado; pasa su vida siendo confundido con un Mesías, y hay muchos malentendidos muy divertidos. Este no es el tipo de comedia que te hará reír a cada minuto, pero su borde satírico y su ingenio son tan inteligentes como el aspecto técnico de la película. 
  • Dos tontos muy tontos (1994): Jim Carrey y Jeff Daniels dan dos de las mejores actuaciones de comedia y son probablemente el dúo más estúpido que haya aparecido en el cine. Cada escena, cada frase que hablan, y cada movimiento del cuerpo es genio puro. 
  • ¡Los tres amigos! (1986): Tres actores desempleados aceptan una invitación a una aldea mexicana para volver a desempeñar sus papeles de luchador de bandidos, sin saber que es algo real. Steve Martin, Chevy Chase y Martin Short interpretan a los tres amigos que terminan en esta loca situación, pero logran sacar lo mejor de ella.
Leave a Comment on El humor en clave de cine

Si soy de la provincia de Málaga ¿qué podría decir yo que fuera echarle tierra encima a mi pueblo y a mi gente, qué podría decir que no fuera bueno y no fuera para contar todas las bondades y bellezas que se pueden encontrar aquí? Hombre, no voy a decir que sea el paraíso ni mucho menos, hay cosas que se podrían mejorar; pero a estas alturas no se puede decir que sea un mal sitio para vivir, así que sí, soy feliz de haber nacido y estar aquí.

Porque Málaga tiene de todo: luz, color, playa, sierra, modernidad, historia… y un bagaje humano y artístico que no tienen nada que envidiar a ningún otro lugar. Se dice en general de los andaluces que tienes «salero», que son graciosos y divertidos (cuidado con esto que no siempre es un piropo, jeje), pero en Málaga esto, si cabe, todavía es más cierto. Reconozco que puede haber cierta rivalidad con mis compadres sevillanos, pero bueno, cada uno a lo suyo, creo que nos podemos considerar empatados; eso, sin quitar mérito a ninguno mis otros hermanos de región, que nadie se sienta ofendido por esto que he dicho.

La historia del arte de Málaga está llena de personalidades, y por supuesto el campo del humor no es algo ajeno a esto. Podría irme atrás en el tiempo y hablar de gente que hace muchos años, quizá hasta un siglo atrás, se destacó en estas actividades, pero seguramente no tendría mucho sentido, ni para vosotros ni para mí. Pero ya más cercanos en el tiempo, seguro que sois muchos los que os acordáis de Chiquito de la Calzada y el Dúo Sacapuntas, ambos desaparecidos ya: el primero creo un auténtico estilo de humor cuando ya superaba los 60, y hasta su muerte fue maestro de maestros; y los segundos eran dos cracks que jugaron con su diferencia de altura y el tópico español de los toros para arrancarnos las mayores risas, hasta que tristemente uno de sus integrantes desapareció a causa de una grave enfermedad.

Ellos hicieron escuela, pero en la actualidad, no menos importantes son Dani Rovira y Tomás Martín. Del primero no hay que decir mucho, ya que es de todos conocido: monologuista, actor premiado con un Goya, presentador de esa misma Gala, cara pública de campañas en pro de la defensa de los animales… un tipo multifacético donde los haya. Y Tomás Martín no se queda atrás: empezó como creador de monólogos en el mismo programa televisivo que su paisano, y entre programa y gira ahora se ha hecho con un canal en Youtube, donde continúa contando sus historias de monólogos con gran éxito, por cierto.

Y este blog va dedicado a tanto arte y tanta gracia que derraman no sólo estos monstruos del humor, sino a los de un montón de otros que por ahora están en el anonimato.

Leave a Comment on Málaga tiene de todo… hasta humor